gtag('config', 'UA-55291510-1');

Desglaç .Entrevista Aitor Urbaneja

Cada paisaje, una vibración. Cada rincón, una historia. XY y el productor Joel Condal rompen con la habitual rutina de grabación de un disco y presentan un proyecto de investigación musicológica en el cual el espacio sonoro es el protagonista:¿cómo puede llegar a condicionar la melodía, el ritmo, la letra o incluso la producción de una canción? Puede llegar a ser un instrumento musical en sí mismo?
Seis meses de trabajo intenso por toda Cataluña, instalando estudios de grabación en localizaciones muy singulares: un pozo de hielo, un observatorio astronómico, una cueva dentro del mar, un faro… Elaborando las canciones in situ y capturando todos los matices sonoros de cada espacio para terminar dando forma a un disco irrepetible.

Aitor Urbaneja (Málaga 1987) Director y editor. Después de pasar por varios cursos de guión en su tierra natal (Málaga) decide trasladarse a Madrid para cursar un Máster en Dirección de Cinematografía en la escuela EFTI. Desde entonces ha estado dirigiendo diferentes proyectos publicitarios y también proyectos creativos para artistas cómo María José LLergo o Alfred.
Actualmente, continua con sus estudios de guión y trabaja como director freelance, trabajando constantemente en nuevos proyectos personales.

 

 

¿Cómo llegas a embarcarte en este proyecto?

A través de Toni Llobet, el director de fotografía con el que suelo currar y que también hace diseño de iluminación para directos, Laura contactó con él para que les hiciese las luces de los conciertos de XY y en algún momento salió la idea de que necesitaban documentar el proceso de grabación del nuevo disco, Toni pasó mi contacto y tuve un par de videollamadas con el grupo y Joel. Encajamos muy bien, y entendimos la manera de abordarlo de una forma similar, esa buena sintonía hizo que quisiéramos currar juntos.

 

 

¿Tenias ya una relación previa con el grupo?, ¿en qué momento descubriste su música ?

No, no les conocía, descubrí su música tras el primer contacto.

 

Los espacios que aparecen son increibles  ¿De qué manera fuisteis planificando las  localizaciones? ¿Pudisteis grabar en todas las que queríais?

Hubo un curro intenso por parte de Alejandro Carrión (productor del docu) y Laura de preproducción, el presupuesto era muy limitado y buscábamos espacios que tuvieran una acústica interesante y que además encajara a nivel conceptual con el disco: Hay espacios como el Congost de Montrebei que tiene una conexión directa con Laura y una experiencia vivida, haber grabado en otro sitio era de alguna forma engañarnos. Otros espacios tienen una conexión con la parte simbólica de la canción, o representan una emoción del tema. Pero al final lo que era curioso es que pese a las ideas preconcebidas sobre el espacio, lo interesante era como este acababa afectando a la grabación de su música y a las imágenes del docu.

Realmente y pese a todas las limitaciones hubo pocos espacios que en un primer momento iban a ser otros. Por ejemplo, el observatorio donde queríamos rodar era uno más grande, un espacio mucho más «estético»y funcional, pero teníamos una limitación de horarios muy rígida que les impedía poder grabar la canción, entonces apareció la opción del Observatorio de Castelltallat, un espacio muy aislado, muy pequeño, que fue perfecto porque nos dieron total libertad para que ellos grabasen. Al final las segundas opciones acabaron encajando mejor que las primeras por el tipo de proyecto que estábamos haciendo.

 

 

Es palpable la química entre el grupo y Joel, ¿Cómo se llega a ser uno más entre ellos y plasmar esa naturalidad entre los tres?

Ellos tres son así tal y como se muestra en el docu, son tres amigos que comparten una visión de cómo se debe trabajar el proceso creativo, son perfeccionistas hasta niveles agotadores y creo que esa misma visión que les separa de otros les une mucho. Nuestra manera de aproximarnos a ellos fue la de intentar no intervenir en sus dinámicas y tratar de no forzar situaciones sino más bien estar atentos a esos momentos de naturalidad que tenían y registrarlos. En algún momento que quisimos forzar una conversación para tratar de ir construyendo la narrativa se nos volvía todo muy impostado y al final fue mejor la apuesta de verles tal y como son y trabajar en la edición.

 

 

El tempo del documental está muy bien marcado, ¿Cómo ha sido de laborioso el proceso de edición, para llegar a seleccionar que se queda y qué no?

 

Ahí tengo que darle todo el merito a Silvia Subirós que entró en el proceso de edición para guiarnos un poco. Trabajar con ella que tenía una visión mucho más limpia del proyecto y con toda la experiencia que tiene fue un lujo del que estoy muy agradecido. Se encargó de centrar el tiro en lo que realmente importaba y en que encontrásemos un punto intermedio entre una visión mas “artist” y una más promocional para el grupo.

 

 

¿Qué dificultades habéis tenido para hacerlo realidad?

El proceso de grabación pese a todos los inconvenientes que puede tener un rodaje no fue realmente una dificultad que sea ajena a todo lo que implica un rodaje. Tuvimos problemas de presupuesto, problemas de fechas, de rodar en la nieve sin estar equipados para ello, jornadas largas con desplazamientos eternos, pero creo que eso en este tipo de proyectos es normal. Para mí, los mayores problemas han estado a la hora de editar, ver con el grupo que tipo de proyecto estábamos haciendo y negociar todos hacia donde íbamos, en un proyecto tan largo es bastante complicado todo eso y por otro lado creo que muy necesario.

 

 

 

¿Qué recorrido va a tener el documental después del IN-Edit?

Pues estamos justo en esa fase de ver qué hacemos con él, hemos tenido alguna oferta de televisión en Barcelona, alguna propuesta de proyección pero nos gustaría poder moverlo por festivales y sacarlo fuera de Cataluña, así que estamos intentando conseguir alguna distribuidora que nos ayude en este proceso.

 

¿Cuales son los directores de documentales nacionales que más te atraen?,  ¿qué cualidades destacarías de ellos?

La verdad no soy un gran consumidor de este formato, me gustan los proyectos donde la parte promocional está muy por debajo y hay una intención de trabajar más la forma. Dicho esto, últimamente estoy redescubriendo la figura de Enrique Morente y el docu OMEGA de José Sánchez-Montes y Gervasio Iglesias me ha acercado un poco más a él

 

¿Qué documentales musicales nos recomendarías ver?

En In-Edit pude ver American Rapstar sobre la generación de jóvenes raperos norteamericanos que vienen de Soundcloud, la fama a edades tan tempranas y las consecuencias, bastante inquietante la verdad y otro diametralmente opuesto que es Heima de Sigur Rós, un proyecto super cuidado donde seguimos a la banda por Islandia dando conciertos en entornos increíbles y todo está tan bien que duele.

 

¿Con qué proyectos estás actualmente y con qué artistas te gustaría trabajar próximamente?

Pues estoy preparando mi primer cortometraje de ficción y lo voy compaginando con otros proyectos como videoclips, ahora ruedo con Maria Rodés y La Estrella de David, o pequeñas publis que me dan de comer. Me gustaría repetir este formato documental con otros artistas, tratar de documentar un proceso creativo me ha fascinado.Y me encantaria coincidir en algún proyecto con Solea Morente,o dirigir algún videoclíp para Califato 3/4 o Derby Motoreta´s Burrito Kachimba.

 

 

Comments are closed